Conoce a

sobre el proyecto:

Daphne diseña joyería versátil y contemporánea de la mano con artesanos brindando un producto en plata 950, centrada en los detalles y con técnicas que buscan la perfección en los detalles.

  • piezas desde 60 soles
  • proceso artesanal con maestros orfebres
  • Plata 950
detrás del proyecto
Conoce lo que hace de Laurella un proyecto único de la mano de Daphne, su creadora.

Daphne (aunque muchos creen se llama Laurella) es diseñadora industrial y le encantan los detalles.

Crear siempre estuvo en ella, de hecho cuando empezó la carrera no tenía muy claro hacia dónde se inclinaría y la joyería no estaba entre sus primeras opciones en ese entonces.

Ya después de algunos años, sentido, mezclar el gusto por las joyas minimalistas y su carrera.

 
¿Cómo nació tu proyecto? 

Siempre me ha gustado visitar ferias, sobretodo artesanales, donde puedo conocer a los creadores. Cada vez que iba a alguno de eventos me encantaban las cosas que encontraba.

Veía como Perú es conocido mundialmente por la plata, el oro y por su artesanía; me dejaba un sin sabor saber que en el día a día la mayor oferta es de productos importados.

Eso, con mi creciente interés por la joyería delicada que no era fácil de encontrar (más encontraba bisutería importada) hizo que creara Laurella.

Mi idea desde siempre fue crear los diseños yo, incorporar técnicas artesanales en los diseños y lo más importante: trabajar con los artesanos directamente.
 

¿Cuál es el proceso detrás de cada una de tus piezas?

Es un proceso bastante interesante, pero para nada lineal. Las ideas parten de algún concepto, de los mismos materiales, técnicas a utilizar o de recomendaciones de mis propias clientas.

Luego de esto, dependiendo de la técnica trabajo con alguno de los artesanos con los que trabajamos constantemente.

El maestro orfebre hace un prototipo o también algunas recomendaciones viendo el diseño, para luego desarrollar la pieza final y una pequeña producción.

 

¿Qué es lo que más te apasiona de tu proyecto? 

Lo resumiría en: las conexiones con las personas. Por un lado las relaciones que se van creando con mis clientas. Ya que muchas veces piden mi recomendación, y me cuentan un poco de ellas para que pueda recomendarles algo que de verdad se ajuste a lo que están buscando, no es vender por vender o recomendar lo más caro.

Por otro lado, no menos importante es la relación con los artesanos. Son personas demasiado increíbles, que tienen arte en sus manos, como siempre les digo, nada de esto podría ser posible sin ellos. El hecho de poder aplicar todos los años de experiencia que tienen, las técnicas que conocen en cada diseño es algo invaluable. Es por eso también que la modalidad en la que trabajo con ellos es directa, evitando intermediarios – que normalmente conllevan a pagos injustos para ellos-, pero sobretodo siempre con una remuneración real y justa para ellos.